Buscar en este blog

Cargando...

jueves, 27 de mayo de 2010

Caracteristicas Abioticas

Dentro de las características abióticas de un ecosistema se encuentran el factor climático, hidrológico y edáfico. Pero en este ecosistema solo se presentan el factor climático y el edáfico, ya que el factor hidrológico solo afecta a los ecosistemas acuáticos porque habla de ciertas características específicas del agua, como su temperatura, la luz que va desapareciendo conforme a la profundidad, los gases disueltos en el agua y la salinidad.

Los tres factores abióticos mencionados anteriormente permiten a este ecosistema poseer una rica flora y fauna con rasgos propios. Entre los animales propios de la estepa en las distintas regiones del planeta están el coyote y el bisonte, en América del norte; el avestruz en América del sur; los caballos y antílopes en Europa y Asia; y el canguro en Australia. En el ecosistema de la meseta patagónica se encuentra el puma, el armadillo, el zorro, el cóndor entre otros.

Los animales autóctonos de las mesetas, han sido desplazados por especies introducidas por el hombre a partir de la conquista y colonización. La fauna originaria estaba constituida por el tigre, el aguará-guazú o "gran zorro", el ciervo pampeano y el pecarí, los que hoy en día han emigrado hacia el norte, dejando un reducido número de estas especien en el ecosistema. Los nuevos habitantes son ciervos colorados y jabalíes, además del ganado ovino y caprino. Pero sí se han conservado pumas y guanacos, que se ven obligados a competir con las ovejas y cabras por el territorio.

Los animales terrestres más característicos, y que uno puede ver fácilmente, aunque su número se va reduciendo hacia el sur, son los zorros, gatos salvajes y zorrinos, las liebres patagónicas o maras, armadillos llamados "peludos" o "piches", junto con el ñandú y las martinetas; Las aves de la parte continental, en el área de las mesetas, son en su mayoría rapaces y carroñeras; Las especies venenosas no son muchas y hay algunas muy raras, como una serpiente que habita la zona noreste, la escolopendra grande, y una araña de poto colorado, sus picaduras pueden ser mortales. No pasa lo mismo con los alacranes, mucho más comunes y cuya picadura sólo produce escozor.

La vegetación de la estepa es de tipo xerófilo, para adaptarse a la escasez del agua. La vegetación predominante es la herbácea, hierbas bajas y matorrales, siendo comunes las gramíneas, los arbustos espinosos, las hierbas y matas aromáticas.

Adentrándonos hacia la meseta, típica de la Patagonia central, la vegetación cambia y va adquiriendo los rasgos de la estepa. Los pastos se hacen más ralos y se observan montes de jarilla, neneo y coironales, toda vegetación típica de una zona en la que las lluvias anuales oscilan entre los 200 y los 400 milímetros. Pero quizás lo más característico de esta región sea la desertización progresiva provocada por la acción del hombre: es la consecuencia del sobrepastoreo de los campos con ovejas y cabras, y la tala de los arbustos mayores para leña. Éste es uno de los problemas más graves que enfrenta la región, ya que recuperar las tierras de la desertización lleva mucho tiempo e implica toda una modificación en las actividades productivas de los habitantes que no siempre es factible de lograr.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada